Páginas

domingo, 1 de marzo de 2015

Si te das cuenta mi querido invierno, tu juventud y tu explendor no te han servido para seducirme.... En cambio, tu madurez si, y con ella me di cuenta que tú también me haces falta y, que sin ti, es imposible renacer.... Por eso, creo que al final, es un privilegio haber hecho juntos este perezoso y largo viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada